Aramith Header Aramith Aramith header
Copyright © Saluc 2005 - All Rights Reserved

Español - Chinese - English

CONTÁCTENOS General Sales terms and conditions -  Terms and Privacy  

CUIDADO CON LAS IMITACIONES: compruebe siempre que figura en el paquete el logotipo mundialmente registrado y el nombre de la marca "Aramith"

 

anterior

después

No sólo una compra inteligente, sino también una buena inversión

Una inversión de calidad

Perfectamente redonda y equilibrada - peso y dureza uniformes - colores brillantes - y un deslizamiento resistente a la fricción - son sólo algunas de las características más importantes que han hecho posible el reconocimiento de Aramith como la mejor bola de billar del mundo. Ello explica que sean las bolas comunmente aprobadas en torneos y campeonatos internacionales.

Una inversión de por vida

Las bolas fenólicas Aramith duran hasta 5 veces más que otras bolas fabricadas con polímeros o poliester. El simulador de juego de billar no deja lugar a dudas : las bolas fenólicas Aramith siguen en perfecto estado después de 400000 golpes, mientras que otras quedan completamente inservibles. No es de extrañar que sean la elección lógica de la mayoría de los propietarios, tanto a nivel comercial como privado, de mesas de billar.

Una inversión económica

Gracias a su larga duración, Aramith garantiza, a largo plazo, el más bajo coste en bolas de billar. La extraordinaria dureza de la superficie fenólica reduce considerablemente los puntos de abrasión en las bolas y el paño. Como consecuencia, las bolas necesitan ser pulidas y reemplazadas con mucha menos frecuencia, con el consiguiente ahorro en tiempo y dinero.

Una inversión rentable

Las bolas Aramith, en la mesa de juego, atraen a jugadores de liga y de torneos. Elevan la imagen de calidad y la reputación de cualquier club. Asiduos y recién llegados se quedan e intentan mejorar su juego. Generando más ingresos de cada mesa, a la vez que disminuyen los gastos de mantenimiento, las bolas Aramith ayudan a aumentar los beneficios a largo plazo. Y es así como uno consigue ver el auténtico "Color del dinero".